12 de enero de 2011

El estado de las carreteras

Una de las cosas que me gustan en la vida, una de mis aficiones, es la conducción ("Me gusta conducir", como diría el anuncio de aquel coche), ya hablaré más adelante sobre esto en particular, y eso hace que no me importe en demasía liarme la manta a la cabeza, coger un vehículo e irme hasta donde Jesucristo dio las siete voces. Como he hecho esta Navidad.

De hecho, esta mañana he vuelto de un viaje de unos 1.000 kilómetros en coche (Cádiz - Cascante) en dos etapas (Cádiz - Alcalá de Henares y Alcalá de Henares - Cascante), siendo la vuelta en una sóla etapa (con muchas paradas, eso sí, pero del tirón). Y en esos 2.000 kilómetros, he podido observar y comprobar varias cosas, entre las cuales considero que una de las más importantes es la que da nombre a este post.

A ver, ahora mismo no es que pueda hacer una comparación exhaustiva y precisa con las carreteras de otros países (es este un fallo que pretendo subsanar en un futuro, de hecho, tanto Normandía como La Toscana están marcados a fuego en mi mapamundi interior), pero sí creo que he visto bastantes kilómetros de carreteras en distintos puntos distintos de la geografía española como para afirmar que las carreteras en España no son tan malas como mucha gente cree. Es más, pienso que son muy superiores a todo eso.

Por supuesto, las hay buenas, las hay mejores, las hay malas y las hay muy, insisto, muy malas. Por ejemplo, lo que pude ver de las carreteras andaluzas (en particular, la Autovía A-4, en el tramo que discurre por las provincias de Cádiz, Sevilla, Córdoba y Jaén) me dejó muy buen sabor de boca. Incluso cuando me tocó atravesar Despeñaperros, donde la autopista se convierte en un auténtico Scalextric. Sin embargo, no puedo decir lo mismo de la misma autovía cuando me tocó atravesar Ciudad Real y Toledo. Vale que atravesar Castilla-La Mancha ya de por sí es una de las cosas más tediosas que podrás hacer en tu vida, pero es que encima la autovía en todo ese tramo es un auténtico desastre. Obras cada pocos kilómetros, y cuando no hay obras, el firme de la misma deja mucho que desear, sobre todo si tenemos en cuenta que estamos hablando de una vía de esta categoría. Y en Madrid... pues ni fu ni fa, sinceramente. Peor que en Andalucía y mejor que en Castilla-La Mancha. Y en todo este trayecto, un sólo peaje. Hubiera sido perfecto si no hubiese habido ninguno, pero qué se le va a hacer. Un peaje en aproximadamente 600 kilómetros no deja de ser mejor que tres peajes en los apenas 100 kilómetros que separan Cascante de Pamplona.

Y bueno, podría seguir extendiéndome mucho más sobre otras carreteras por las que he tenido la suerte (y desgracia) de pasar y que no son precisamente autopistas, pero a fin de cuentas, para muestra ya vale un botón. Pero sí que me gustaría remarcar una cosa, que no es otra que, por mucho que a los españoles (en general) nos guste echar pestes sobre nosotros mismos y sobre lo que nos rodea, tenemos un sistema de carreteras que, si bien es mejorable (porque siempre se puede mejorar todo), no es ni mucho menos una abominación. Estoy de acuerdo en que a todos nos gustaría tener una autobahn que nos llevara a todas partes desde la mismísima puerta de nuestra casa, pero de ahí a decir que en España hay un mal sistema de carreteras, me parece a mí que media un abismo.

Resumiendo, podría decir que si hay algo que nos gusta a los españoles es recrearnos en los tópicos, sobre todo si son nuestros y sobre todo si es para echar pestes sobre alguien, aunque sea al vecino. Porque visto todo esto, sólo puedo decir que lo de malas carreteras es algo heredado de la España del 600 y las suecas. Máxime si, precisamente, en los últimos años se ha llevado a cabo, precisamente, un lavado de cara al sistema viario español.

Al Cesar lo que es del Cesar, camaradas.

2 comentarios:

Sybil Vane dijo...

Yo no he viajado tanto en coche como para poder decir que tenemos buenas carreteras, pero lo poquito que he viajado en dicho transporte, no me ha dejado la impresión de que las carreteras son una aberración, la verdad xDDDD

Vamos, que estoy de acuerdo contigo hamijo!! ;)

Tillocai dijo...

Otra carretera que esta muy bien es la ruta de la plata, quitando algún tramo que le queda un poco de obra el resto, está genialisima una maravilla para viajar en coche