9 de junio de 2010

Lecciones de Mitología (I)

Hoy toca uno de los temas "padre" de este nuevo blog, que no es otro que el de acercar un poco los "grandes temas" al gran público.

Y, en este caso, se trata del mito de Perseo que, como algunos sabréis, hizo que saliera poco menos que histérico del cine tras ver cómo se habían fumado dicho mito los guionistas de la versión del 2010 de Furia de Titanes.

Bueno, como algunos sabréis, y si no ya os lo digo yo (que, para eso estoy), Perseo fue un semi-dios de la antigua Grecia, hijo de Zéus y Dánae, una mortal (en este caso, podría decirse que es "primo" de Hércules, ya que también fue hijo de Zeus y una mortal), cuyo padre, el rey Acrisio, había encerrado en una torre para que no tuviera descendencia (el Oráculo había profetizado que su nieto lo destruiría). Cuando el rey se enteró de que su hija había dado a luz, los arrojó a ambos al mar dentro de un cofre, llegando a un reino vecino y siendo acogidos por el hermano del gobernante.

Y aquí es donde empieza el jolgorio.

El gobernante de ese reino acabó enamorándose de Dánae, y como pensó que su hijo Perseo podría suponer un estorbo para conquistarla, y sabiendo cómo era él, declaró que todo noble del reino debía regalarle un caballo para conquistar a la princesa de otro país. Pero como Perseo no tenía caballo alguno, no se le ocurrió otra cosa que prometerle la cabeza de Medusa. Con un par.

El gobernante ya celebraba para sus adentros el tanto que acababa de marcarse, pero no contaba, precisamente, con que Perseo era el hijo de un dios... y vaya si se notó. Recibió una hoz de acero de parte de Hermes, y un escudo espejado de parte de Atenea. Y todos los consejos que necesitara el chaval. Además, por el camino, las nayades le dieron un zurrón mágico para que pudiera meter la cabeza de la gorgona sin problemas. Y lo que es más, el propio Hades le dio unas sandalias aladas y un casco que hacía invisible a quien lo llevara. Así que, cuando por fin encontró a Medusa, Perseo pudo decapitarla sin "demasiados" problemas. Y pudo ver, antes de irse, cómo de la sangre de Medusa nacían Pegaso y un gigante.

Cuando volvía Perseo, feliz y contento, a su hogar paseando por la playa, resultó que se encontró a una chica encadenada a una roca. Esta chica dijo llamarse Andrómeda, hija de Cefeo y Casiopea, y que la habían encadenado ahí para que un monstruo marino se la comiera porque el Oráculo así lo había dicho. Pero como al chico le hizo tilín, pues cortó las cadenas y se la llevó con él, no sin antes dar cuenta del monstruo, que no andaba ya muy lejos.

Al llegar al reino de Andrómeda, Perseo pidió su mano a sus padres que, como la había rescatado (y que era hijo de Zeus, a ver quién dice que no), aceptaron felizmente la proposición. Pero resultó que Andrómeda ya estaba prometida con un tío suyo, por lo que Perseo también tuvo que luchar contra él. La pelea terminó cuando Perseo, viendo que iba perdiendo, sacó la cabeza de Medusa y se la enseñó al tío de Andrómeda. Finalmente, ambos pudieron casarse, ser felices y comer perdices. Y tener siete hijos (entre los que se encuentra, según cuenta la leyenda, Perses, creador del imperio Persa... qué paradoja).

Pero aquí no terminaba la cosa. Perseo tenía una deuda pendiente, que era precisamente la de entregarle la cabeza de Medusa al gobernante del reino que los acogió a él y a su madre, así que ahí que volvió. Sin embargo, cuando vuelve, se entera de que todo había sido un engaño para alejarlo de su madre y quedarse con ella (aunque el gobernante seguía sin conseguir nada). Con esto, y que tanto el gobernante como su corte comenzaron a reírse de él y a dudar de que hubiese conseguido la cabeza de Medusa... pues otra vez que volvió a sacarla, dejándolos a todos petrificados. Tras esto, su madre se casa con el hermano del gobernador del reino, quien los había acogido desde un principio y que había llegado a ser como un padre para él. Y como la cabeza de Medusa ya no le servía para nada... pues se la regaló a Atenea, que tanto le había ayudado en su aventura. Desde entonces, la diosa llevaría dicha cabeza en su escudo.



Finalmente, y ahora sí, Perseo decide regresar a Argos, el reino de su abuelo, para conocerlo. Pero como Acrisio tiene miedo por la profecía que decía que Perseo lo mataría, se fue a ver unos juegos que se estaban celebrando en otro reino. Perseo fue ahí también, y mientras buscaba a su abuelo, se apuntó a los juegos como lanzador de disco. Y quiso la mala suerte que, cuando le tocó a él, lanzó el disco con tanta fuerza, tanta puntería y tanta mala suerte, que fue a acertarle a Acrisio en todo el pecho, matándolo del golpe.

Tras esto, y sintiéndose culpable, Perseo rechazó el gobierno de Argos. En su lugar, se lo cambió a un tío suyo (que también era rey) y construyó la ciudad de Micenas, donde viviría feliz y contento el resto de sus días.

Y como reza el dicho, todo parecido con la realidad es pura coincidencia. Está claro que ambas versiones (tanto la de 1981 como la de 2010) se toman sus licencias, pero... tras leer esto, ¿Cuál creéis vosotros que respeta un poco más el espíritu de la historia original?

Hasta el siguiente post.

4 comentarios:

Naku Heartilly dijo...

la cara de Medusa en el escudo de Atenea refleja el propio espíritu del LOOOOOL xD.

La verdad que no conocía la historia de Perseo, me ha gustado este resumen, aunque temo que probablemente no tuviese éxito en un film, siempre me han gustado los mitos griegos, son todo puterio! Justo después de ver Furia de Titanes en el cine, echaron en... Neox creo la antigua, la estuve viendo pero... me quedé dormida T_T lo último que recuerdo es a los escorpiones después de conseguir la cabeza de medusa, esa lucha y tal, y bueno... aunque no conseguí verla entera me llamó más la atención que la nueva, sin embargo me parecía todo muy for free como en la nueva, eso de que le regalasen tantas cosas by the face, pero ya veo que eso es de lo poco que conserva del mito xDD así q ya me callo!!

Besos!

Bahamunt dijo...

Es que lo de los regalos for free... tú piensa que Perseo no dejaba de ser hijo de Zeus, y que éste no iba a dejar que a su hijo le hicieran puré a las primeras de cambio... y más teniendo que matar a semejante bicharraco XD

Eso sí, FdT2010 es for free al 100%. De principio a fin.

María dijo...

Pues estoy con Naku, me ha encantado el resumen del mito que has hecho y me lo he leído en un suspiro :)

Con respecto a las pelis, ya sabes lo que opino. Es verdad que las dos se pasan el mito por el forro, pero es que lo de la nueva versión es una sangría grande grande xDDD Es más si no tuviera el título que tiene y hubiera ido a verla, creo que ni siquiera la hubiera identificado con el mito.

Total, que no. Que si alguien quiere ver cómo destrozan la historia, que vea la de 1981, que por lo menos se ve a gusto(Naku, dale otra oportunidad!) y no como esta que es un auténtico bodrio lleno de tíos cachas y chascarrillos estúpidos.

Un besete amorcete

Bahamunt dijo...

Vaya, pues me alegro de que os haya gustado tantísimo :)

Como ya he dicho, este tipo de post es uno de los motivos por los que me decidí a hacer un nuevo blog, así que... tened por seguro que habrá más como este. Y espero que os gusten, por lo menos, tanto como este :)